© uckyo – stock.adobe.com

Restaurantes en Sevilla: Dónde comer con gracia y salero.

A día de hoy hay varios tipos de oferta de restaurantes en esta ciudad, los que se mantienen vivos desde hace años llamados tradicionales (cómo tabernas y bodegones) y los nuevos gastrobares. Se ha producido mucha innovación en cocina en esta ciudad andaluza.

Como no podía ser de otra manera, la restauración tiene un lugar especialmente importante y no podemos irnos de aquí sin adentrarnos un poquito en el tapeo o en la degustación de algunos platos.

No se puede pasar por alto la influencia que seguramente ha tenido en la cocina sevillana los pueblos que históricamente han pasado por aquí como los fenicios, los griegos, los celtas, los íberos, los judíos, los godos, los árabes, los romanos…

Tapear es un verbo casi propio de esta ciudad ya que es una forma de comer en pequeñas cantidades y poder probar muchas cosas acompañado con bebidas como el vino o la cerveza y pudiendo hacer ruta de bares. Por ejemplo, pueden ser buena opción los de las calles Mateos Gago, y los de entre las Calles Tetuán y Sierpes.

Qué comer en Sevilla

Aquí os dejamos una lista de platos que debéis probar sí o sí en vuestra visita a la ciudad.

© Silvia Pascual

Salmorejo

No solo es típico en la ciudad sino también en la mayoría de pueblos, y no todo el mundo lo hace igual ni a todo el mundo le queda igual de bueno, pero por aquí suele estar rico en todos los sitios.

Esta sopa fría de tomate y hortalizas se suele comer como primer plato, y se le añade picatostes y trocitos de jamón serrano, cebolla, y huevo duro.

 

 

© uckyo

Rabo de toro

Se trata de un guiso o estofado que se hace con rabo de vaca o de toro. Se sabe que este plato existe desde la época romana, aunque la receta actual es desde el 1800.

 

 

 

 

taquitos de atun con salmorejo

© Andrey Starostin

Taquitos de atún con salmorejo

Recomendamos el restaurante Cuevas, en el barrio de Triana. En este plato se mezcla una buena calidad de atunes con una pequeña ración de salmorejo con aceite por encima.

Los puedes pedir poco hechos, al punto, o muy hechos, y quedan para chuparse los dedos.

 

 

 

© MARQUEZ

Carrillada ibérica

Una carne combinada con verduras y patatas fritas que tiene que quedar muy tierna y que se puede cocinar con vino tinto o con Pedro Ximénez.

 

 

 

 

© Harry Macias

Huevas aliñadas

Un plato fresco y muy bueno para el que se suele usar huevas de merluza fresca, las cuales se hacen con cebolleta, perejil, aceite de oliva, etc.

 

 

 

 

 

© skabarcat

Caracoles

Aunque sea una tapa o plato de temporada (concretamente de primavera) nos vemos obligados a recomendarlo por su exquisito gusto en salsa con un poco picante.

 

 

 

 

© Sergio Martínez

 

Bacalao con tomate

Otro plato muy popular.

Se suele preparar durante todo el año y es una de las formas más comunes de cocinar este pescado.

 

 

 

© rcheles

Croquetas caseras de puchero:

La posibilidad que ofrecen estas croquetas es que se pueden preparar con carnes de algún caldo de puchero, normalmente de pollo.

Quedan espesitas y crujientes por fuera, las muerdes y puedes separar los dos trozos poco a poco.

 

 

 

© mariontxa

Espinacas con garbanzos:

Además de un plato muy sano por contener legumbres y verduras, es un plato tradicional típico de aquí, aunque hay quien lo complementa con trocitos de chorizo frito o pimentón.

 

 

 

 

©robcartorres – stock.adobe.com

Serranito

A pesar de que a simple vista pueda parecer un bocadillo, tiene un toque diferente por el tipo de pan que se usa y por lo que se mete en su interior.

Podemos encontrarlo de lomo con pajaritos (así se le llama a los pimientos pequeños verdes asados), o de lomo con queso, otros que se hacen con tortilla, queso, jamón serrano, ensalada, patatas, etc.

Esta especie de bocadillo está muy vinculado al mundo de la tauromaquia en su origen.

 

 

No todo va a ser comer, también podemos referirnos a unas cervezas artesanas que hacen delante tuyo, en el Mercado de Triana llamadas Taifa.

¿Cómo se come en Sevilla?

Realmente en Sevilla hay una oferta gastronómica enorme que ha ido incrementándose a lo largo de los últimos años. Tienen un arte especial para la cocina que se refleja en su capacidad para crear tapas auténticas y originales que nunca te hubieras imaginado, sin perder de vista las más típicas y perdurables. La destreza de los autóctonos junto con el clima y la sensación del entorno que te rodea forma una mezcla perfecta.

Por cierto, por si os animáis, se están poniendo muy de moda ahora también los Tatakis de Atún.

A decir verdad los precios están super bien, las comidas son asequibles, así como las tapas y la cerveza. Los precios no están inflados, a pesar de lo que podrían llegar a pedir por ellos.

Importante conocer esto antes de entrar a un restaurante en Sevilla: Los horarios de comidas son entre las 14:00 y las 15:30 y la cena desde las 21:00 de la noche hacia adelante.

Actividades culinarias en Sevilla

Opiniones