©Nacho Albert – stock.adobe.com

Marchena es un bonito pueblo situado a unos 60 km de Sevilla.

Es una de las visitas cercanas a Sevilla que recomendamos, junto a otros, como el vecino Carmona.

Tiene 20.000 habitantes, no es un pueblo muy grande pero tampoco pequeño. Nos ofrece visitas muy interesantes de temática historicoarqueológica, musical, religiosa, tradicional y auténtica con una esencia distinta de la capital que solo le puede transmitir el hecho de ser pueblo en general y todos los elementos que lo definen como en ello en particular.

Es por eso, por ejemplo, que a pesar de que la Semana Santa guarda el principal punto en común de ser una exposición de Santos, vírgenes y devoción por parte del pueblo hacia ellos a través de Cofradías que caminan entre sus calles, tiene una esencia totalmente diferente de la que se respira en la de la capital. Además de no estar masificada de turistas, si no de las gentes nativas.

Qué ver en Marchena

El tiro de Santa María: Un poco escondido encontramos este arco, que era la entrada principal de la Alcazaba almohade que posteriormente sería reformada por Fernando III el Santo tras tomar el pueblo en 1240 para hacerla su palacio.

La puerta de Morón: Era el portal del recinto amurallado del pueblo desde el sur. Se conserva una de las torres de entrada de estilo almohade y con elementos también medievales.  A los que os gusta el flamenco aquí mismo encontraréis el azulejo en memoria del buen guitarrista que aquí nació llamado Melchor de Marchena.

Hay otro monumento dedicado a otro cantaor cómo fue Pepe Marchena, que se encuentra en los jardines del pueblo subida al pedestal con la posición de estar cantando algunos versos y mirando hacia otro pueblo que también deberíamos visitar y que hemos citado anteriormente, Carmona.

El arco de la Rosa (O Puerta de Sevilla): es una puerta de estilo almohade defensiva que la convirtió Fernando III en zona palaciega después de tomar Marchena en 1240 y que en 1430 Rodrigo Ponce de León la reforma con el apoyo del Papa Martín V.  De ahí que la conservación que vemos que tiene es tan espectacular.

El Torreón (o Castillo) de la Mota: El Alcázar árabe fue reconvertido en palacio y castillo durante la baja Edad Media y constituyó una de las casas de nobles más importantes.

Iglesias y Conventos: todas y cada una de las iglesias de este pueblo merecen ser visitadas puesto que no te dejarán indiferente. Cada una tiene su arquitectura y parece que se disputan entre ellas el titulo de la más bella.

Gastronomía y Flamenco

Respecto a la gastronomía no dejéis de probar el salmorejo en alguno de los bares de este pueblo como por ejemplo en el Nojacamón, o en el Fogón. Probad también los molletes de este pueblo, son totalmente exclusivos y diferentes al resto de molletes que se amasan por Andalucía (huntarle manteca colorá).

Los dulces que preparan las Monjas Clarisas Descalzas del Monasterio de clausura de la Purisima Concepción (la Hospedería Santa María antes recomendada) son deliciosos y muy famosos, hasta el punto de venderlos también por tienda online.

Además, si os gusta el flamenco y el cante jondo y estáis visitando este pueblo en julio, os espera una de las citas más relevantes del calendario flamenco de la ciudad desde los años 70 llamada la Fiesta de la Guitarra. Personajes ilustres del flamenco que han visitado este festival por ejemplo han sido melchor de Marchena, Camarón de la Isla, el Pele, o José Mercé.

Hoteles en Marchena

 

Mapa

Loading
Center map
Traffic
Bicycling
Transit

Opiniones