©Wilhelm – stock.adobe.com

La Plaza de España es el monumento más emblemático fruto de la Exposición Iberoamericana de 1929. Como no podía ser de otra manera, fue diseñada por Aníbal González, de una belleza inconmensurable realizada con ladrillos vistos, azulejos típicos del barrio de Triana, y haciendo uso del agua en fuentes y estanques.

Mide 50.000 metros cuadrados y se emplearon 15 años en su construcción, en la que participaron más de 1000 obreros a la vez. Su forma semielíptica no es casual, simbólicamente representa el abrazo que da España a las colonias americanas que le pertenecieron en el pasado.

Los cuatro puentes significan los reinos de España de Castilla, León, Navarra y Aragón. Podemos navegar en barquita por el agua del canal que pasa bajo esos puentes por unos 5 €.

Podemos aprovechar la visita a la plaza junto con la visita al Parque de María Luisa, el cual está prácticamente en el mismo sitio.

No puede faltar la típica foto en el banco de la provincia de donde nosotros seamos, (en caso de ser españoles), ya que están presentes todas y cada una de ellas con su mapa y escudo. Por su cercanía también podemos acudir al Acuario.

Como dato curioso destacar que ha sido usada en numerosas ocasiones para el rodaje de películas como por ejemplo el episodio II de las Guerras de las Galaxias.

Un consejo es que si necesitas rellenar botellas de agua aprovecha aquí, al lado de donde se sitúan los coches de caballos según se entra a la plaza por la entrada del frente a la derecha, ya que hay fuentes de agua potable que las usan los cocheros para rellenar cubos para que beban los caballos, a razón de que no hay muchas fuentes potables a lo largo de la ciudad.

Mapa

Loading
Center map
Traffic
Bicycling
Transit

Opiniones