©joserpizarro – stock.adobe.com

Cuando viajamos a veces nos centramos sólo en los vehículos motorizados como bus, coche, o metro para desplazarnos por la ciudad, pero para una ciudad como Sevilla la alternativa de usar la bicicleta es tan o más válida.

Decimos esto porque cuenta con unos carriles bici muy aceptables, que en total suman 77 km, unas 260 estaciones y 2500 bicis que te permiten llegar a las atracciones más importantes de nuestro itinerario. Además contribuimos a preservar el medio ambiente, hacemos deporte, y evitamos las congestiones del tráfico.

Se puede usar una bici durante 30 minutos. Si estás con ella más de media hora se te cobrará 1,03€, y las siguientes horas que te pases sin devolverla 2,04€. El consejo es que poco antes de que se cumpla la media hora dejes la bicicleta y cojas una nueva para reestablecer la cuenta atrás.

Hay dos tipos de abono: El de larga duración, que es válido durante un año y cuesta 33,33€ y el de corta duración, que es el que a nosotros como turistas más nos interesa.

Con el abono de corta duración dispones de 7 días y vale 13,33€. Se puede adquirir en la máquina (que dispone de varios idiomas) de cualquiera de las estaciones con una tarjeta de crédito. No os asustéis si veis una retención en la cuenta de 150€, queda así en concepto de fianza hasta que finalice nuestro contrato al finalizar esos siete días.

Aquí tenéis el mapa de las estaciones numeradas.

Opiniones